jueves, 22 de junio de 2017

IGANCIO ECHEVARRIA

                                       IGNACIO  ECHEVARRIA
Un valiente, un  héroe y sobre todo un ejemplo a seguir. Alguien con la educación, principios y valores que todos deberíamos tener pero que por desgracia hoy constituyen un rara avis. Educación que viendo el sereno comportamiento de su familia se entiende perfectamente. Su actuación es conocida, al presenciar a unos individuos que apuñalaban a una mujer fue de modo instintivo a defenderla, armado con un monopatín frente a cuchillos de grandes dimensiones, uno de los cuales le clavaron en y por la espalda. Lo asesinaron cobardemente junto a otras muchas personas que engrosan la larga lista de víctimas inocentes del terrorismo integrista musulmán. Fanáticos islamistas enloquecidos, que presentan un gran problema porque aquí no cabe el buenismo. Si alguien quiere matar y morir, evidencia que además ser un psicópata no puede entablarse ningún tipo de dialogo con él, ni esgrimir razones que no le importan. Solo cabe abatirlos, como hace la policía, para cortar sus carreras criminales y destructivas. Frente a esta gentuza, Ignacio, un español en tierra extraña, reacciono. Si todos hiciéramos lo mismo se solucionarían antes estos desastres, pero no todo el mundo es un héroe y la mayoría solo corre para salvarse, es humano y comprensible. Algunos, parapetados tras la mediocre sociedad de los últimos tiempos, no ensalzan estas actitudes e incluso piensan que es de tontos, que pena dan. Yo le admiro y creo que se merece todas las distinciones y honores que se le den. Porque los terroristas asesinos solo merecen desprecio y exterminio y los héroes honores y permanecer en la memoria.

Articulo publicado en el Periodico Mediterraneo el 19 de junio de 2017

viernes, 16 de junio de 2017

DAR CONSEJOS

                                          DAR  CONSEJOS

“Consejos vendo que para mí no tengo”. Es fácil dar consejos a los demás pero no lo es aplicarlos a uno mismo. No se puede ni se debe dar consejos fáciles y precipitados porque pueden hacer mucho daño. Hay gente muy inconsciente que con gran ignorancia se mete donde no le llaman y pretenden dogmatizar sobre cosas que seguramente no conocen a fondo. Que te pidan consejo es un honor pero también una responsabilidad. Cuanta desgracia han sembrado la legión de bienintencionados ignorantes. Antes de decirle a alguien lo que tiene que hacer es importante seguir una serie de pautas, la primera escuchar con atención lo que te cuentan, a veces la gente solo quiere alguien que le escuche. Y mejor si te pide el consejo que si se lo das porque si, salvo que este  cayéndose al precipicio y tengas que intervenir. Medita y piensa lo que vas a decir antes de hablar o tontas y a locas, y si no tienes ni idea de que decir no digas nada, mejor calladito que diciendo tonterías. Se sincero. No juzgues a tu interlocutor, puede haberse equivocado pero eso no le sitúa “per se” en una posición de malo, malísimo. Ponte en su lugar, empatiza, lo bueno para ti puede no serlo para él y viceversa. Y no tengas miedo de decir lo que no quiere escuchar si es lo que piensas y lo que le hace bien, un amigo de verdad se nota en esto, regalar los oídos es muy fácil decir la verdad no tanto. Si luego sigue la línea correcta o no ya es una decisión suya. Lo más importante es que haga lo que haga le demuestres tu cariño y tu apoyo en cualquier circunstancia. Y aquí me tienen cumpliendo el refrán.

lunes, 5 de junio de 2017

QUE BONITO ES VIAJAR

QUE BONITO ES VIAJAR
Frente a los que les gusta estar apoltronados todas las vacaciones y quizás toda la vida en su casa, apartamento, villa o hogar habitual, en su zona de confort. Tengo que alzar mi voz para defender la opción contraria: moverse. Tu refugio, fenomenal pero lo valoraras mucho más a la vuelta, si te vas de viaje. O sea que a viajar. Es fundamental en el desarrollo humano, contra más mejor, salvo quizás si trabajas de viajante o estas harto. Rompes con la rutina y con el estrés quien lo tenga. Es tiempo para ti y los tuyos, te hace libre y abre tu mente, conoces lugares nuevos, culturas diferentes y personas interesantes. Adquieres nuevas perspectivas sobre muchas cosas, lo primero lo pequeños que somos, lo grande que es el mundo, y las muchas personas que viven en él. Generas recuerdos y seguramente muchísimas fotos y experiencias enriquecedoras que formarán parte de tu vida para siempre, incluso lo que en un momento te parece terrible y te sale mal, con el tiempo es una anécdota. Acrece tu cultura y tu desarrollo personal. Vives en directo bellezas naturales, monumentos iconicos y museos que tanto te atraían. Degustas otras gastronomías y sabores exóticos. Practicas idiomas, sin olvidar que la risa es internacional y quién sabe si quizás encuentras tu media naranja. Para mi particularmente, el top es viajar en familia, la mejor compañía, el bagaje que dan los viajes creo que es la mejor herencia que se les puede dejar a los hijos. Aprenden todo lo anterior y estáis juntos todo el día, mejora vuestra comunicación, estrechas lazos y los recuerdos serán comunes y para siempre.
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 5 de junio de 2017

AÑORANZAS ESPAÑOLAS

AÑORANZAS ESPAÑOLAS
Muchos son los compatriotas que se van fuera, por estudios, trabajo o de viaje, durante periodos cortos o largos, a veces para siempre. En ocasiones cerca, como a Europa y otras lejos, al otro extremo del mundo. Los que se encuentran en esa situación normalmente empiezan con mucho entusiasmo pero a medida que pasa el tiempo, y por bien que te vaya, cada vez extrañas más tu tierra y lo que dejaste atrás. Sobre todo familia y amigos, tu entorno incluso el vecino pesado. Tus cosas : cama, almohada, sofá o baño. El clima que es una maravilla, el cielo azul brillante, el sol, tras un mes nublado te cambia hasta el carácter. La gastronomía, el jamón, la paella de los domingos, el aceite, el vino, el bocata de calamares, la tortilla, el pan, las pipas, las tapas, los pinchos. La dieta mediterránea, la mejor del mundo y los bares de siempre a la vuelta de la esquina . Nuestro sistema de vida, la improvisación, el salir a tomar algo que se vuelve una cena y acaba con una noche de francachela. La vida en la calle, las terrazas, las tertulias y sobremesas. Los horarios comer a las 3, cenar a las 10 y dormir cuando sea. La siesta reparadora. El sentido del humor, la ironía y los chistes. Las vacaciones, fiestas y juergas. Las persianas que tanto ayudan a dormir y que no se sabe porque no están en otras latitudes. La eñe y las tildes del ordenador. Y el idioma español que te hace reconocer a los compatriotas y entenderte en casi todo el orbe. Y esa añoranza la tienen incluso los más reacios al patriotismo, o los que se creen más internacionales. Estando fuera ¡como se echa de menos España!
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 29 de Mayo de 2017
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar