lunes, 21 de mayo de 2018

FAVORES QUE MATAN


                                    FAVORES  QUE  MATAN
Hay que ayudar a un amigo o a un ser querido, siempre que lo necesiten y si puedes hacerles un favor, pues se lo haces. Pero cuidado, porque lo mejor para él, ese apoyo, no  siempre debe ser el que te pide, si no el que realmente necesita, y estas dos cosas en ocasiones no coinciden y esa es la clave. Si eres un buen amigo y quieres tener la conciencia tranquila, es mucho más sincero, honesto y constructivo decirle la verdad que seguirle la corriente. La verdad puede ser desagradable e incluso dolorosa, a veces difícil de manifestar y más obrar en consecuencia. Pero si no es consciente de su problema, si se engaña a sí mismo y trata de hacerlo con los demás, si no reflexiona y cambia el chip, nunca la solucionara. Ejemplos evidentes son el del drogadicto o el del ludópata, que solo quieren más droga o dinero para comprarla o para apostar. Si se lo das, puedes creer que les haces un favor y es lo más fácil porque te lo suplicara, quizás te de pena y crees que así te querrá más. Nada más alejado de la realidad. La verdad es que  le estas hundiendo y llevándole a la tumba y que si algún día se recupera te lo reprochara y con razón. Puede que no seas consciente o lo hagas de buena fe, pero hay que ser tonto o corto o incluso quizás malo para no darse cuenta del mal que estas causando. Los problemas se solucionan afrontándolos, de cara y tomando las medidas que sean necesarias, que a veces serán dolorosas. Pero son las únicas que arreglarán algo, si quieres que eso sea así y no hacer que tu ser querido eche a perder su vida. Ayuda con inteligencia, no con inconsciencia.
Artículo públicado en el Periodico Mediterraneo el 21 de Mayo de 2017

lunes, 14 de mayo de 2018

PROGENITORES DE FUTBOLISTAS


                        PROGENITORES  DE  FUTBOLISTAS
Cada fin de semana miles de niños compiten con sus equipos de futbol base  con el objetivo de disfrutar, lo que es frecuente y si es posible triunfar, lo que solo ocurre muy de vez en cuando. En la banda padres, madres y los hermanos libres, animan, la mayoría con deportividad, otros sin ella. Con la experiencia que me dan muchos años de recorrido por los campos de estas tierras tras mis hijos, recomendaría unas pautas de comportamiento. Lo primero es que el futbol es un juego no una batalla, ganar esta bien, pero no es el fin último. El árbitro, aunque alguno sea malo, se supone que hace lo que puede, insultar y gritar no es lo más conveniente. El entrenador es quien dice como se juega , no los padres que no son técnicos, las ordenes cruzadas confunden al niño. La humildad es fundamental en el deporte y en la vida, y no es bueno humillar a los demás. Los hijos no nos sacarán de pobres, ser el máximo goleador,  no garantiza nada. El futbol es un juego de equipo, el pase y la asistencia son fundamentales. los goles a favor y en contra son consecuencia del trabajo del equipo, apoyar al compañero es clave  y el individualismo lleva el fracaso. El portero es uno más y no el único culpable.  El respeto  entre aficiones hace todo más fácil, el partido no es momento para sacar las frustraciones y los problemas, que se han de quedar en casa. El apretón de manos final entre los niños es la mejor jugada. En cada padre y madre está la oportunidad de servir de ejemplo en la educación de los niños. Ale a dar ejemplo.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 14 de Mayo de 2018
                                     

lunes, 7 de mayo de 2018

LA GRAN MENTIRA


                                      LA  GRAN  MENTIRA
Todos mentimos alguna vez, está en la esencia humana y en la vida diaria. Aunque yo siempre he pensado que con la verdad se va a todas partes. Las mentiras pueden ser de muchos tipos, mentirijillas, mentiras piadosas, sistemáticas, sociales, maliciosas, manipuladoras, hirientes, etc. La peor es la que supone un engaño no solo a los demás, sino también a uno mismo. La que empieza, va creciendo y convierte la vida toda de una persona en una gran mentira. Supone que todas sus acciones, pensamientos y creencias giren en torno a una realidad ficticia que existe en su cerebro,  llegando en ocasiones a la patología. Trastornando personalidades, que antes eran normales y autenticas, en mentirosas sistemáticas. Dañinos para su entorno y para sí mismos, con altas dosis de ansiedad, por si te pillan en un renuncio. A favor tienen la credibilidad de la que en principio gozan con sus interlocutores, que confían totalmente en ellas, porque no son conscientes de su traición. En contra su malicia. Cambiar ese comportamiento es muy difícil, porque el mentiroso siempre busca una justificación para sus actos. Según él la culpa la tienen los demás, a los que por supuesto, no cree porque como el miente cree que todos hacen los mismo que es lo normal y que la verdad, el honor, la fidelidad o la autenticidad no significan nada. Ya decía mi abuela que el que no se fía no es de fiar, suele faltarle la empatía y dominarle el egoísmo. Y aunque muchos puedan ayudarle a que se transforme, nadie lo puede lograr, salvo la voluntad de la propia persona, que tiene que decidir empezar a decir la verdad.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 7 de Mayo de 2018


lunes, 30 de abril de 2018

VIVIR LA MADRUREZ


                                     VIVIR  LA  MADUREZ
Cuando llega la madurez, es hora de jubilarse, te lo has ganado, aunque las pensiones no sean muy grandes, y menos que lo serán, lo que nos obligara a muchos a permanecer el máximo tiempo posible trabajando. Si has sido previsor y tienes ahorros, este es el momento de disfrutarlos y gastar en aquello que siempre te ha gustado,  hay que exprimir al máximo los años de vida que Dios nos dé, con tranquilidad y si puede ser excelencia. Lo que no significa que puedas dar si te sobra o ayudar si lo necesitan a tus hijos pero si eres  un  hombre de bien, ya les habrás dado educación y todo lo que has podido, ahora tú y en su caso tu pareja sois los primeros. No tiene sentido intentar hacer negocios, y pegar el pelotazo, si aun no lo has hecho no lo harás y solo te traerá problemas. Hay que tener una vida saludable y hacer ejercicio pero sin pretender ganar carreras. La edad es mental, pero no quieras una segunda juventud, nada de ser el más moderno ni vestirse como un adolescente excéntrico, harás el ridículo. Si es posible más vale vivir solo, independiente, quizás con alguna ayuda, que con los hijos, quizás les molestes. Hay que hacer cosas, leer, salir y tener actividad. No contar batallitas, si tu vida ha sido interesante escribe tus memorias, pero no repitas historietas a quien ya las ha oído cuarenta veces. Recuerda lo bueno y olvida lo malo. Cuando hables que sea de cosas positivas y agradables, no listes tus enfermedades ni te quejes sistemáticamente, es inaguantable. Cada día trae cosas nuevas, tienes sueños y hoy es ahora. Vive tu vida.
Artículo  Publicado en el periódico Mediterráneo el 30 de abril de 2018

lunes, 16 de abril de 2018

MIMETISMO DEPORTIVO


MIMETISMO  DEPORTIVO
Cada vez es más frecuente que la gente se vista con ropa deportiva. El top es el chándal hortera que algunos han adoptado como uniforme, especialmente los presidiarios. Muchos se maquetan totalmente como su ídolo deportivo al que tratan de imitar, quizás creen que así jugarán mejor o ligaran más, algo que probablemente, a su edad y con sus condiciones físicas y mentales nunca conseguirán. Lo más extendido es correr o hacer gimnasia y claro no se cambian en el sitio idóneo, que son los vestuarios, sino que salen así de casa, lo que supone ver las calles llenas de gente vestida como si fuera a un mundial de atletismo, lo único bueno son las chicas de buen ver con prendas ajustadas, pero estas son escasas. También hay: Ciclistas con sus licras marcadas. Montañeros vestidos de alpinistas. Futbolistas de fin de semana, que acuden a los partidos con la camiseta de su equipo y algunos con unas cervezas de más. Los que lucen camisetas de basket y  con ellas toda su pelambrera corporal. Los vestidos de tenis desde un clásico blanco inmaculado a los modernos de indumentarias estrafalarias y coloridas. Partiendo de la base que hacer deporte con responsabilidad es una muy buena actividad, cada cual debe hacerlo con arreglo a sus condiciones y con control. Todo ello subsumido en una industria mundial del deporte, que factura 620 mil millones de dólares y que muchas marcas y sus grandísimos presupuestos publicitarios la fomentan con entusiasmo. Cada cual se viste como quiere pero ir de esta guisa por la calle es muy poco estético, puede ser cómodo, pero elegante desde luego no es.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 16 de abril de 2018

lunes, 9 de abril de 2018

DECIR ADIOS


                                     DECIR  ADIOS
La vida da muchas vueltas. Parece que nunca se puede estar seguro de nada. Cosas que creíais consolidadas resulta que no lo estaban tanto. Todo evoluciona y nuestra existencia también. Al fin se trata que ojala sea, de un modo u otro, para mejor. Por ello son numerosas las ocasiones en las que tienes que despedirte de objetos, gentes y lugares, de amigos y amores, de cosas, costumbres o modos de vida. Y la más difícil la despedida de tu propia vida que esa si es definitiva. Es duro decir adiós a aquello o a aquellos que aprecias e incluso quieres. Son momentos  complicados porque normalmente las despedidas van unidas del dolor. El elemento más determinante al respecto es la causa de ese adiós, según cuál sea esta y las circunstancias que rodeen el caso será más o menos doloroso. Puede ir desde la tragedia y desolación absoluta hasta el alivio, incluso algunas veces puede ser un mero hasta luego. Y se puede tener un recuerdo positivo que perdure. Alguien dijo : “ No llores porque termino, sonríe porque ocurrió” y esa es una fantástica actitud para superar el fin de algo. Aunque también es cierto que algunas sonrisas encubren las lagrimas que están en el corazón. Puede ser un cambio ilusionante  que suponga una oportunidad de crecer o de abandonar lo que te perjudica y abordar nuevas etapas más enriquecedoras. En todo caso hay que ser fuerte, adaptarse y tirar hacia delante. Todo tiene su principio y su final, es ley de vida, mejor aceptarla si no quieres engañarte. Todo es cíclico y si una puerta se cierra otra se abre para seguir camino, ese que solo tú puedes recorrer.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 9 de abril de 2018

martes, 3 de abril de 2018

CALMA


                                                 CALMA
Es lo que tenemos que mantener, si queremos obrar  con raciocinio y no ser infelices. Es paz y tranquilidad que normalmente llega con los años. Lo contrario a la tensión, la ansiedad o la ira. Cuando parece que todo va mal, tienes un shock negativo, la presión nos atenaza, el estrés nos ataca, la situación se complica mucho, las preocupaciones nos confunden, los nervios nos sobrepasan. Pero tú sigues siendo el mismo y tu cerebro sigue estando ahí. Perder la calma no es una opción, hay que estar tranquilo, y mantener la cabeza fría. Fácil no es, pero para conseguirlo hay técnicas : la básica es el tradicional antes de actuar, cuenta hasta diez, evita la impulsividad. Respira hondo, inspira profundamente y expulsa aire lentamente. Intenta concentrarte en otra cosa o vaciar la mente. Desfógate, haz actividad física, da un paseo, salta, baila, corre o golpea ( algo inanimado). Lávate la cara con agua fría, esto disminuye la frecuencia cardiaca. Intenta tratarlo con humor, cree en ti mismo, puedes hacerlo. Si nuestro rostro se enrojece, subimos la voz, la boca se seca, se te tensan los músculos, el corazón galopa, se acelera la respiración. Eso es que vas a explotar. Hay que concentrarse en sujetar los nervios, mostrar calma, en tener autocontrol. Da claridad de ideas, serenidad para analizar la situación y tomar las decisiones adecuadas o hacer las cosas bien y seguir adelante. La calma desarrolla el talento, enseña a pensar y repensar,  a aceptar la realidad, a afrontar las adversidades. Con calma consigues más salud física y psicológica, una vida más plena, divertida y feliz.
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 2 de abril de 2018