lunes, 16 de abril de 2018

MIMETISMO DEPORTIVO


MIMETISMO  DEPORTIVO
Cada vez es más frecuente que la gente se vista con ropa deportiva. El top es el chándal hortera que algunos han adoptado como uniforme, especialmente los presidiarios. Muchos se maquetan totalmente como su ídolo deportivo al que tratan de imitar, quizás creen que así jugarán mejor o ligaran más, algo que probablemente, a su edad y con sus condiciones físicas y mentales nunca conseguirán. Lo más extendido es correr o hacer gimnasia y claro no se cambian en el sitio idóneo, que son los vestuarios, sino que salen así de casa, lo que supone ver las calles llenas de gente vestida como si fuera a un mundial de atletismo, lo único bueno son las chicas de buen ver con prendas ajustadas, pero estas son escasas. También hay: Ciclistas con sus licras marcadas. Montañeros vestidos de alpinistas. Futbolistas de fin de semana, que acuden a los partidos con la camiseta de su equipo y algunos con unas cervezas de más. Los que lucen camisetas de basket y  con ellas toda su pelambrera corporal. Los vestidos de tenis desde un clásico blanco inmaculado a los modernos de indumentarias estrafalarias y coloridas. Partiendo de la base que hacer deporte con responsabilidad es una muy buena actividad, cada cual debe hacerlo con arreglo a sus condiciones y con control. Todo ello subsumido en una industria mundial del deporte, que factura 620 mil millones de dólares y que muchas marcas y sus grandísimos presupuestos publicitarios la fomentan con entusiasmo. Cada cual se viste como quiere pero ir de esta guisa por la calle es muy poco estético, puede ser cómodo, pero elegante desde luego no es.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 16 de abril de 2018

lunes, 9 de abril de 2018

DECIR ADIOS


                                     DECIR  ADIOS
La vida da muchas vueltas. Parece que nunca se puede estar seguro de nada. Cosas que creíais consolidadas resulta que no lo estaban tanto. Todo evoluciona y nuestra existencia también. Al fin se trata que ojala sea, de un modo u otro, para mejor. Por ello son numerosas las ocasiones en las que tienes que despedirte de objetos, gentes y lugares, de amigos y amores, de cosas, costumbres o modos de vida. Y la más difícil la despedida de tu propia vida que esa si es definitiva. Es duro decir adiós a aquello o a aquellos que aprecias e incluso quieres. Son momentos  complicados porque normalmente las despedidas van unidas del dolor. El elemento más determinante al respecto es la causa de ese adiós, según cuál sea esta y las circunstancias que rodeen el caso será más o menos doloroso. Puede ir desde la tragedia y desolación absoluta hasta el alivio, incluso algunas veces puede ser un mero hasta luego. Y se puede tener un recuerdo positivo que perdure. Alguien dijo : “ No llores porque termino, sonríe porque ocurrió” y esa es una fantástica actitud para superar el fin de algo. Aunque también es cierto que algunas sonrisas encubren las lagrimas que están en el corazón. Puede ser un cambio ilusionante  que suponga una oportunidad de crecer o de abandonar lo que te perjudica y abordar nuevas etapas más enriquecedoras. En todo caso hay que ser fuerte, adaptarse y tirar hacia delante. Todo tiene su principio y su final, es ley de vida, mejor aceptarla si no quieres engañarte. Todo es cíclico y si una puerta se cierra otra se abre para seguir camino, ese que solo tú puedes recorrer.
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 9 de abril de 2018

martes, 3 de abril de 2018

CALMA


                                                 CALMA
Es lo que tenemos que mantener, si queremos obrar  con raciocinio y no ser infelices. Es paz y tranquilidad que normalmente llega con los años. Lo contrario a la tensión, la ansiedad o la ira. Cuando parece que todo va mal, tienes un shock negativo, la presión nos atenaza, el estrés nos ataca, la situación se complica mucho, las preocupaciones nos confunden, los nervios nos sobrepasan. Pero tú sigues siendo el mismo y tu cerebro sigue estando ahí. Perder la calma no es una opción, hay que estar tranquilo, y mantener la cabeza fría. Fácil no es, pero para conseguirlo hay técnicas : la básica es el tradicional antes de actuar, cuenta hasta diez, evita la impulsividad. Respira hondo, inspira profundamente y expulsa aire lentamente. Intenta concentrarte en otra cosa o vaciar la mente. Desfógate, haz actividad física, da un paseo, salta, baila, corre o golpea ( algo inanimado). Lávate la cara con agua fría, esto disminuye la frecuencia cardiaca. Intenta tratarlo con humor, cree en ti mismo, puedes hacerlo. Si nuestro rostro se enrojece, subimos la voz, la boca se seca, se te tensan los músculos, el corazón galopa, se acelera la respiración. Eso es que vas a explotar. Hay que concentrarse en sujetar los nervios, mostrar calma, en tener autocontrol. Da claridad de ideas, serenidad para analizar la situación y tomar las decisiones adecuadas o hacer las cosas bien y seguir adelante. La calma desarrolla el talento, enseña a pensar y repensar,  a aceptar la realidad, a afrontar las adversidades. Con calma consigues más salud física y psicológica, una vida más plena, divertida y feliz.
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 2 de abril de 2018

lunes, 26 de marzo de 2018

ACEITE DE OLIVA


                                            ACEITE DE OLIVA
Este maravilloso liquido dorado es uno de mis alimentos favoritos. Base de la dieta mediterránea junto con las frutas y las verduras. Es muy sano y tiene muchos beneficios, elevado contenido calórico ( 9 calorías por gramo) y nutritivo. De fácil digestión, aporta grasas vegetales que evitan dolencias cardiovasculares y protegen del colesterol. Tiene polifenoles antioxidantes que previenen el envejecimiento. Aporta vitaminas A, D, E y K. Favorece la absorción de minerales, calcio, fosforo, magnesio y zinc. En los fogones es bueno para las frituras porque infiltra poco los alimentos y es indicado para salsas, guisos y ensalada. Se extrae de las olivas a través de su molturación, prensado, decantación, decoloración y la desodorización, todo ello en las almazaras. Hay diversas clases de aceite de oliva : virgen extra que es el más natural, fabricado en frio y con acidez inferior a 0,8º. El virgen que no supera los 2º de acidez y el normal que es una mezcla de aceites refinados en cuya elaboración se mezclan procesos térmicos y químicos. Pueden ser monovarietales de un tipo de oliva o coupages donde se mezclan varios, con sus sabores y aromas. En España hay decenas de variedades, 23 son las principales. La más comunes son la Picual, Cornicabra, Arbequina, Hojiblanca, etc. Hay 6 típicas valencianas : Villalonga, Blanquete, Farga, Serranía de Espadan, Changlot Real y Alfafara. Tomate, cebolla, trufa, etc regados con un buen chorro de aceite y espolvorados con un poco de sal están buenísimos. Y el sumun mojar un poquito de pan crujiente en esta maravilla.    
Artículo publicado en el periódico Mediterráneo el 26 de Marzo de 2018

miércoles, 21 de marzo de 2018

VALORES Y PRINCIPIOS


                                        VALORES  Y  PRINCIPIOS
Los valores son las convicciones y cualidades de cada cual. El que las posee las jerarquiza según su escala, le sirven de guía y le hacen singular. Son referentes o pautas que orientan el comportamiento humano y con cuyo cumplimiento la persona se realiza. En una sociedad occidental, con un estado social, liberal y democrático, con libertad y en base a nuestra cultura de raíz grecorromana y judeo cristiana, deberían estar muy claros. No es así o si están claros pero no se siguen por demasiada gente y alguna gentuza. Y una sociedad sin valores o que no los defiende con firmeza está llamada a la desaparición. Carecer de principios supone conflictos sociales y ruptura de la convivencia, caos y anarquía. Esta carencia afecta a los que no respetan a nadie ni a nada, irresponsables y agresivos, intolerantes y dogmaticos, egoístas y superficiales, interesados y materialistas. Hay múltiples causas, el materialismo exacerbado, la desintegración de la familia, que es donde se debe enseñar en primer lugar y con el ejemplo, la ruptura de la autoridad  y la falta de educación que conlleva, las adiciones, etc, etc. Es muy importante conservar los valores occidentales, mejorarlos, de ello somos responsables cada uno de nosotros y trasmitirlos a nuestros hijos. Libertad, igualdad, fraternidad, positivismo, dignidad, solidaridad, justicia, tolerancia, respeto, honestidad, responsabilidad, educación, esfuerzo, trabajo, optimismo, valentía, amistad, amor...... Serán su mayor tesoro. Otras culturas los odian, peor para ellos, aunque lo intenten no dejaremos que nos los arrebaten.
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 19 de marzo de 2018

lunes, 12 de marzo de 2018

ME GUSTA LA GENTE


                                      ME  GUSTA  LA  GENTE
Se acuerdan del grupo musical Viva la gente. Cantaba este estribillo : “viva la gente, la hay donde quieras que vas, viva la gente, es lo que nos gusta más. Con más gente a favor de gente en cada pueblo y nación. Habría menos gente difícil y más gente con corazón”. Pues eso es, somos gente social que vive en interrelación con los demás, no podríamos vivir solos y aislados. Necesitamos y disfrutamos de nuestra familia, amigos, vecinos, conciudadanos         y de cualquier ser humano en todo el mundo. Tengo fe en las personas que me parecen mucho más importantes que las cosas y creo que aunque todos tenemos un lado bueno y otro malo, con carácter general prima el primero ( o quiero creerlo). A pesar que la soledad tiene sus momentos y si los aprovechas son deliciosos, las relaciones humanas suelen ser más interesantes y divertidas, más si eres afable y extrovertido. Todos te pueden aportar algo, sin excepción, desde los más inteligentes a los más primitivos. Me gusta la gente que está contenta, y también la que llora, la que vive, la que es natural, espontanea, la autentica, con mirada limpia, que  la que no se rinde, que piensa, que es especial, que está loca por vivir,  que disfruta, amable, educada, la simpática, la que se esfuerza, la que disfruta de lo bueno, y encaja con grandeza lo malo, la que perdona, la que tiene criterio, y personalidad, la agradecida, la amorosa, la que no juzga, la enérgica y la que a veces se relaja, la sensible, la que tiene valores, la que sueña, la que es feliz. Sobre todo la que más me gusta es la que me llega al corazón.          
Artículo Publicado en el Periódico Mediterráneo el 12 de marzo de 2018

martes, 6 de marzo de 2018

NAZIONALISTAS


                                         NAZIONALISTAS
El nacionalismo surgió en la Europa del S.XIX en el periodo posterior a las revoluciones. Hasta entonces los pueblos estaban unidos en torno a un Rey. Con este movimiento prevalece la idea de ser ciudadano de una nación con sus propias esencias históricas, culturales, lingüísticas, etc. Que si son reales bien y si no se inventan y manipulan. Es bueno querer tu tierra madre, pero no lo es creer que es la mejor y despreciar a todas las demás. Al principio era un concepto romántico, luego evoluciona y da origen a diversas modalidades, como el nacionalsocialismo y el fascismo. También al nacionalismo vasco con Sabino Arana, racista donde los haya. Y al catalán que tiene su origen en la renaixenca que defiende una raza catalana fuerte, inteligente y enérgica frente a la española que según ellos no es capaz de prosperar ni civilizarse. Curiosamente ninguno de estos últimos, esta basado en un estado, país, nación o lo que fuera, que haya existido nunca en la historia. Con estos inicios se llega a que unos exaltados se creen superiores al resto de españoles, con posiciones obtusas, excluyentes y xenofogas.  Siembran el odio contra un ficticio enemigo único, en este caso España. Y producen una falsa impresión de unanimidad. Cuando lo que ocurre realmente, es que crean una tremenda fractura social. Afortunadamente los que así piensan no son la mayoría de catalanes, son una minoría pero muy activa, que se ha hecho con la educación para adoctrinar, la comunicación para manipular. Y con nuestro dinero para su causa y  para su bolsillo.
Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el 5 de Marzo de 2018